Conciertos

 

20-06-2019

BBK Music Legends Fest. La Ola, Sondika


1 2

La verdad es que este BBK Music Legends Fest se está haciendo un merecido hueco, sobre todo entre los aficionados más veteranos. Es normal con los impecables carteles que van mejorando año a año. También va subiendo la audiencia pero siempre dentro de unos parámetros agradables para la comodidad de todos los aficionados. Mola lo del único escenario y lo de que haya tiempo entre banda y banda para reponer energías, ya sean líquidas o sólidas. Además a precios asequibles no como los de otros festivales. Este año tocó el pistoletazo de salida a la banda local AMANN & THE WAYWARD SONS.Ya sólo por su nombre se sabe que lo suyo es el rock americano de raíces. A eso sonaron recordándonos los primeros tiempos de The Waywards Souls (aunque sean suecos), The Long Ryders y hasta a The Dream Syndicate en los momentos más rockeros. También tuvieron momentos más melódicos entre J.J.Cale y Dire Straits. Cuando más me gustaron es cuando se movieron por terrenos del rok sureño con sus tres guitarras al unísono. También hubo una joyita en forma de gótico sureño a lo WovenHand.¡A seguirles la pista!

ANJE DUHALDE es historia del rock vasco y demostró por qué. Procedía recordar algunos de los temas más cañeros de Errobi y lo hizo con nota. Especial mención para un galopante ‘Gure Lekukotasuna’ de puro rock americano. Aromas a The Byrds en una ‘Maitasun’ para enamorar.También bordó sus habituales versiones de John Hiatt con la contagiosa ‘Perfectly Good Guitar’ y la más relajada ‘Back Of My Mind’. Una hora impecable con su hijo también a todo tren en la batería.Por cierto que John Hiatt debiera ser uno de los nombres a intentar traer a este festival que va a más.

A continuación llegó el momento de una gran estrella pero que era una incógnita lo que podía ofrecer como sucedió en otra edición pasada con Nina Hagen. SUZANNE VEGA ha hecho de todo en la última década y estuvo hace menos de un mes en el Arriaga hasta cantando ópera. Brindó un concierto creciente que llegó a sus momentos más celebrados por el público cuando tocó sus clásicos ‘Solitude Standing’, ‘Luka’ y ‘Tom’s Dinner’. Al estar solo respaldada por el diestro guitarrista Gerry Leonard, nos faltó algo más de pegada. ¡De todas formas, para servidora, mejor de lo que cabía esperar!

PAUL COLLINS BEAT está atravesando un estado de forma casi tan bueno como el de sus primeros tiempos con su disco homónimo, uno de los mejores de toda la historia del power-pop. Pero es que su reciente “Out Of My Head” es una gozada también de principio a fin y parece hecho por un trío de veinteañeros por su frescura e intensidad. Por eso cayeron muchos temas del nuevo disco. Además vino con una formación de auténtico lujo. ¿Un súper-grupo power-pop? Ni más ni menos que Octavio Wink (Heartbeats, Protones) a la guitarra, Juancho López (Kurt Baker Combo, Dogo y Los Mercenarios) al bajo y Ginés Martínez (Cooper, Los Substitutos) a la batería. La guinda esa insuperable batería de clásicos para corear con los que concluyó su espectacular y sudoroso concierto. También tuvo mucho protagonismo ese mítico debut titulado “The Beat” del que pronto nos ofreció su himno ‘Rock’n’Roll Girl’. Recordó con simpatía sus andanzas por España y su relativo triunfo con la también contagios ‘All Over The World’, que tampoco podía faltar. Ya hacia el final nos emocionó increíblemente con la preciosa balda ‘Different Kind Of Girl’. Eso fue poco antes del subidón final con los temazos de The Nerves, ‘When You Find Out’ y ese ‘Hanging On The Telephone’ que fue un gran y merecido éxito en la voz de Blondie. ¡Vaya sudada más a gusto!

Las estrellas indiscutibles del primer día eran THE BEACH BOYS. No está su genio creador en la formación, Brian Wilson, pero si están varios miembros realmente importantes con Mike Love a la cabeza. La división de opiniones fue generalizada. A algunos les pareció patético (no es mi caso) y en plan karaoke. Yo creo que lo de los visuales fue una buena idea porque esas imágenes de los años 60 nos hicieron retroceder en el tiempo con alegría. Luego estamos hablando de una amplia banda con buenos músicos y destacadas voces aún. Y luego estuvo ese repertorio plagado de éxitos como ‘Surfin’ Safari’, ‘I Get Around’, ‘Surfer Girl’, Help Me, Rhonda’, Surfin’ USA’, ‘Wouldn’t It Be Nice’, God Only Knows’, ‘Barbara Ann’, ‘Good Vibrations’ y divertido final con ‘Fun, Fun, Fun’ y esas mágicas melodías vocales no podía haber en el ambiente más que ‘Buenas Vibraciones’. Encima se atrevieron hasta a versionar con acierto el ‘Rockaway Beach’ de los Ramones. Hubo nostalgia, también alguna decepción, gente con piel de gallina y más de una lágrima en los ojos de los presentes, al menos en las primeras filas. ¡Nos fuimos satisfechos a casa aunque tras el despliegue de Paul Collins Beat, la cosa palideció algo!

A priori el segundo día era el día más potente de los 2. A posteriori esto se confirmó para bien. Comenzaron los locales MISSISSIPPI QUEEN & THE WET DOGS con la gran voz cargada de soul de Inés al frente. Acaban de publicar un destacado EP titulado “Try Me” que desgranaron casi al completo. No faltó alguna buena versión en forma de clásico y la verdad es que el resultado global hizo las delicias de los seguidores del mejor y más clásico soul. Nos recordaron a Etta James y Aretha Franklin. El año que viene que traigan a Lee Fields.

WATERMELON SLIM es un bluesman de los que quedan pocos. Merece la pena que conozcas su historia personal porque no ha vivido el racismo pero sí que ha sentido la discriminación y el dolor en su propia piel y se nota cuando canta y en las estupendas historias que cuentan sus canciones. Ha ganado varios premios por sus discos como mejores del año en la prestigiosa revista Mojo y demostró el por qué de ello. Se centró mucho en su último disco, el destacado “Church Of The Blues” que luego firmó a todos los que le requerían en el puesto de merchandising con gran simpatía. Pero también recordó esos discos maestros de la pasada década con gran mención para esa rodante y trepidante ‘The Wheel Man’. Se salió tocando la armónica entre el público bajando del escenario pero también fue un torbellino con una slide guitar que echó humo y no fue solo por el calor de la tarde. Lo bordó con sus versiones de Muddy Waters, Howlin’ Wolf o el ’61 Highway Blues’ de Fred McDowell. Todas ellas aparecen en el nuevo disco, por cierto y muy bien acompañadas por algunos destacados temas propios que también tuvieron hueco en su caliente y divertida actuación. Chapurreó castellano con simpatía y se declaró contrario a la guerra y nos emocionó tocado el himno americano con su armónica para los caídos en esas muchas guerras injustas que lleva a cabo su país por el mundo. ¡Dejó altísimo el listón!

 



 

A continuación llegaron los más jóvenes representantes del festival, al menos dentro del apartado internacional. Los hermanos KITTY, DAISY & LEWIS siguen siendo jóvenes pero su sonido se retrotrae medio siglo para atrás. Lo mismo tienen detalles soul que desgarro blues. Vuelven a las raíces más antiguas del rock’n’roll y se atreven a entregarnos divertidos y alegres ritmos ska. Se centraron en demasía en su último y buen disco, “Superscope”, pero rebosaron buen humor e hicieron bailar al personal en algunos momentos aunque estuvieron algo lastrados por tantos innecesarios cambios de instrumentos y voces protagonistas que enfriaban algunos momentos de buenas vibraciones. Particularmente de lo que más me gustó fueron algunos momentos con el trompetista ska.

Llegó el momento para LITTLE STEVEN & THE DISCIPLES OF SOUL. Muchas y muchos creíamos que podía ser la actuación del festival por su tremendo despliegue escénico y así fue. Una gigante banda con grandes coros femeninos y poderosa sección de viento para tocar muchas canciones de su recién estrenado “Summer Of Sorcery” (Universal). También cayeron algunas del más rodado y también cercano en el tiempo (2017), “Soulfire”. Un título que le va muy bien a lo que Steve Van Zandt y su tremenda troupe sobre un escenario. Ahora mismo mejor y más real que lo que hace Bruce Springsteen. Como hacía muchos años que no tocaba su material propio lo vive como si fuera casi un debutante y eso se palpa en su impactante directo. Fueron 100 minutos cargados de funk, blues, ritmos latinos y fiesta generalizada. Pero todo con una gran calidad instrumental y vocal. Creó pronto comunión con el público cantando esa poderosa y funk ‘Communion’ que abre su nuevo disco. Pronto llegó también la fiesta con el tema que le sigue en el disco. Un trepidante ‘Party Mambo!’ con las percusiones, los vientos y las coristas echando humo y que nos hizo acordarnos hasta al Santana de “Abraxas”, algo que ocurrió en algún otro tema de aromas latinos y guitarras poderosas. En otros momentos invocó el espíritu de Sam Cooke o del Curtis Mayfield de “Superfly” o el Isaac Hayes de “Shaft”. No faltaron temas de rock’n’roll impetuoso y para bailar como ‘Superfly Terraplane’ ni tampoco esos destellos psicodélicos en el tema que cierra y titula su nuevo disco, “Summer Of Sorcery” que realmente obró el sortilegio. Con ‘Sun City’, su popular canción anti-apartheid se llegó a otro de los momentos más emocionantes del festival y no solo del concierto de Steven y los suyos. ¡Ya teníamos a los triunfadores del 4º BBK Music Legends Fest!

El colofón final a un festival casi redondo lo pusieron BEN HARPER & THE INNOCENT CRIMINALS. Ben Harper es uno de los más grandes de las 3 últimas décadas. Pero junto a The Innocent Criminals es como mejor se puede disfrutar. Hubo blues, hubo soul, hubo rock’n’roll, hubo buena pirotecnia guitarrera de diferentes instrumentos y, sobre todo, hubo muchas y variadas buenas canciones que le convierten en lo que es. Fue quien más gente joven apelotonó en las primeras filas y eso es por algo. Pero la verdad es que con una banda, más reducida que en otras ocasiones, y tras el torbellino de Little Steven la cosa pecó de fría. Hubo algunos buenos momentos con temas destacados de su trayectoria como ‘Diamonds On The Inside`’, ‘Fight For Your Mind’ o su guapa demostración con la slide guitar en ‘The Will To Live’. Denució el racismo en ‘Call It What Is’ y finalize sin demasiado brillo recordadno a Jimi Hendrix y a Stevie Wonder con ‘Machine Gun’ y la bailable ‘Superstition’. ¡Nos ha gustado mucho más en otras ocasiones! Al final más de 6000 personas pasaron por el inmejorable enclave que es La Ola y hacen que se consolide un festival que ya tiene anunciadas nuevas leyendas para su temporada de conciertos cerrados en la Sala BBK de la Gran Vía. En concreto están anunciados ya, si te pasas por www.dekkerevents.com, para el 1 de octubre JOHN MAYALL en su 85th Anniversary Tour y otra bomba obligatoria para fans de Bruce Springsteen como es SOUTHSIDE JOHNNY AND THE ASBURY JUKES que estará el 12 de octubre. ¡Parece que nos traerán otra interesante temporada con muchas leyendas vías y verdaderas!

Autor: Aurora Gaspar

Bookmark and Share